Todos los panameños deben quedarse en casa y minimizar el contacto con otros para reducir la propagación del COVID-19.